CIENTIFICO ATEO INTENTO COMPROBAR QUE EL ATEISMO ERA VERDAD, PERO “TERMINO CONVIRTIENDOSE A CRISTO”

 

El Dr. Francis Sellers Collins, es un científico estadounidense y líder del Proyecto Genoma Humano. Es un académico aclamado internacionalmente, y ahora, un apasionado seguidor de Jesús. Pero no siempre fue así. Educado desde su niñèz sin fe, Collins inicialmente rechazó a Dios. “Fue la forma en que me crié”, dijo a CNN. “La fe no estaba en la lista de cosas de las que se hablaba.”

 

¿Cómo se convirtió Collins en un ateísta tan duro?. “Bueno, primero como adulto caminaba muy lejos de la fe”, dice Collins. “Pasé de estar vagamente interesado, pero no realmente, a convertirme en un ateo. Como científico que estudiaba física y mecánica cuántica, me convencí de que todo sobre el universo podía ser explicado por ecuaciones.”

 

Entonces, ¿qué cambió su mente y lo condujo hacia la fe?. “Bueno, he cambiado mi plan de vida de la ciencia física a la medicina, y cuando fui a la escuela de medicina, las ideas sobre la muerte y el morir que había sido más bien hipotética, se hizo muy real. Usted no puede estar en ese entorno, sentado a la cabecera de las personas que se enfrentan al final de sus vidas sin tener que eso lo afecte a usted.”

 

Pero Collins admite que se propuso probar que su posición atea era correcta. “Me puse a intentar averiguar cuáles eran realmente los argumentos rigurosos que asumí que estaban allí, que descartarían cualquier posibilidad de Dios para una persona que piensa”, dice.

 

“Cuanto más los miré, más débiles eran todos. Nosotros los seres humanos, tenemos la sensación de que existe el bien y el mal. ¿Qué cosa curiosa?. ¿De dónde viene eso?. Si buscabas evidencia de un Dios que se preocupa acerca de los seres humanos, ¿no sería éste un lugar interesante para encontrarlo?. Básicamente, como algo escrito en nuestros corazones, universalmente en la humanidad, haciéndonos diferentes de otras especies y llamándonos a ser buenos y santos, siendo esto como una señal, de que existe algo fuera de nosotros, que es mucho más bueno y mucho más santo de lo que podríamos imaginar.”

 

 

En un hermoso día de otoño, caminando por el noroeste con mi mente un poco más clara que de costumbre, sentí que ya no podía resistirme, y me convertí en un creyente

 

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone