SIGLOS DE IDOLATRIA EXTREMA EN FILIPINAS: EL NAZARENO NEGRO (VIDEO)

El Cristo Negro, o Nazareno Negro, ha vuelto a reunir en la mañana de este lunes 9 de enero a una procesión multitudinaria en Manila, la capital de Filipinas, con una cantidad incontable de personas acompañando por las calles a esta imagen que llegó a las islas en el año 1607.

 

Para evitar el riesgo de incidentes o ataques, las autoridades han establecido estrictas medidas de seguridad e incluso embajadas extranjeras instaron a sus compatriotas a ser cautelosos. Cerca de 4.000 soldados y policías patrullaban las calles de la capital.

 

Fuentes de la Cruz Roja local hablan de cerca de un centenar de heridos leves; un presupuesto mejor que el año pasado, cuando hubo dos víctimas mortales y más de 1.200 heridos.

 

Al paso de la carreta – empujado por la espalda y tirado por cuerdas – con la imagen del Nazareno Negro, los fieles acuden en un intento de tocar la figura de Jesús.

 

En Filipinas viven unos 100 millones de personas, y el 80% son católicos, fruto de la evangelización española en las islas.

 

 

Una devoción de 4 siglos

La estatua del Nazareno Negro representa a Jesús doblado bajo el peso de la cruz. Fue traído a Manila por un sacerdote agustino español en 1607 a bordo de un buque de México. Según la tradición, el barco se incendió en el camino, pero la imagen de Cristo milagrosamente sobrevivió al fuego, tomando el color negro.

 

A pesar del daño, la población de Manila decidió preservar y honrar la efigie. Desde entonces, la estatua se llama Nazareno Negro y muchas personas afirman haber recibido curación de las enfermedades tocando su superficie.

 

A través de los siglos el aura milagrosa que rodea a la imagen de Cristo se ha hecho un símbolo del pueblo filipino.

 

En estos años, los obispos han dado una copia de la estatua a los catolicos de la isla de Mindanao, que por dificultades de distancia y transporte no pueden acudir a la procesión de Quiapo. Las celebraciones se llevan a cabo en Cagayan de Oro, en conjunción con la de la capital el 9 de enero, la fiesta del Nazareno, y el Viernes Santo.

 


No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra imagen de piedra para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios.  Levítico 26:1

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone