DIOS HACE UN MILAGRO EN MADRE SIN HOGAR A TRAVES DE UN MENSAJE EN FB

 

Luego de que Amy Rickel y sus tres hijos se mudaran a Green Bay, Wisconsin para estar cerca de su padre, la vida le jugó la peor jugada. Ella quedó sin hogar, sin trabajo y sin un carro para trabajar.

 

La pequeña familia se quedó varada en un motel sin forma para pagar por la habitación. Pero entonces, Dios vino a su favor, todo gracias a un mensaje por error en Facebook.

 

Amy coincidió con Brian Van Boxtel erróneamente, pensando que era un amigo que tenía un nombre similar. Ella le solicitó un verso de la Biblia de inspiración que le diera luz en su fuerte proceso de oscuridad.

 

Rápidamente que envió el mensaje al Brian incorrecto, Amy se disculpó y le indicó que fue enviado a su bandeja de entrada por equivocación. En lugar de hacer caso omiso a ella y a su súplica desesperada de pedir ayuda a través de la palabra del Señor, Brian le respondió.

 

“El estaba como que, no, Dios pone a las personas en la vida de otras por alguna razón.”

 

Brian le envió varios versos para su ayuda en su momento de necesidad y luego, decidió hacer algo más generoso.

 

Dentro de varios minutos después, Brian estaba en el motel donde Amy y sus hijos se estaban quedando. Este abrió su billetera y pagó por su habitación – tenía un enorme peso sobre sus hombros. Ella y sus hijos no se podían quedar en las calles.

 

Pero la bondad de Brian no terminó ahí.

 

Después de reunirse con Amy en el motel, éste instó a iniciar una página en GoFundMe. Brian explicó que él sólo estaba llevando a cabo de la buena voluntad del Señor.

¿Qué haría el Señor en esta situación?, preguntó.

 

¡Efectivamente! Las donaciones comenzaron a reflejarse pocos minutos de subir la página.

 

Además de las donaciones en efectivo, otros comenzaron a ofrecer su ayuda de diferentes maneras. Kathy Schumann le permitió utilizar su minivan y Chad Morack trabajó incansablemente para conseguirle a Amy un trabajo en enfermería – algo para lo que pasó años entrenando.

 

Su currículum fue enviado a un centro médico y ahora tiene un trabajo a tiempo completo desde el 3 de enero de 2017.

 

Amy sabe su bendición no es suerte ni coincidencia, es por

Él.

“He restaurado mi fe en algo más que la humanidad, mi fe en Dios.”

 

Ahora ella y sus hijos tienen un carro, una residencia donde vivir y un ingreso estable ¡Este es el mejor resultado posible para un conjunto de circunstancias tan horrible!

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone