JEFE DE TRIBU PELIGROSA “RESUCITA TRAS ORACION” DE MISIONEROS Y PUEBLO ENTERO SE CONVIERTE A CRISTO

El equipo oró y ayunó durante siete días antes de comenzar la misión. (Foto: Reproducción)

Un grupo tribal, situado en el interior de Malaita en la cadena de las Islas Salomón, siempre ha sido reconocido por una larga historia de oposición a los misioneros y otros foráneos. En 1927, 13 funcionarios del gobierno de Reino Unido fueron asesinados por el grupo tribal kwaio cuando trataban de buscar en el área para fines fiscales. El gobierno británico respondió enviando un buque de guerra a esa parte de la isla, lo que resultó en la muerte de 200 kwaio.

 

Más tarde, varios sacerdotes católicos fueron asesinados por el grupo. En 1965 un misionero protestante de Nueva Zelanda fue martirizado al tratar de evangelizar  un kwaio. Diez años más tarde, un médico misionero y su hijo también murieron.

 

Pero Dios tenía un plan para llegar a los kwaio usando misioneros de Fiji en 1990, como se indica en el libro escrito por Dick Eastman, presidente de Every Home for Christ (EHC). Varios evangelistas fiigianos afiliados a EHC, que eran parte de una campaña para llegar a las islas de Fiji, centraron su atención en las 100 islas en cadena  Salomón, a mil kilómetros de distancia.

 

Llegaron a la isla de Malaita y pasaron tiempo evangelizando  las zonas costeras. Una noche, mientras que el equipo estaba sentado alrededor de una fogata, un miembro del personal señaló al interior de la isla y le preguntó: “Hay gente allí que no han oído hablar de Jesús?” “Sí”, respondió uno de ellos. “Es una de las áreas más difíciles en todas las islas para evangelizar debido al terreno accidentado y la gente hostil.”

 

Un paso Fe

 

El equipo finalmente accedió a orar y ayunar durante siete días antes de intentar enviar un equipo para evangelizar a los  Kwaios. Con la ayuda de dos asistentes que habían abrazado la fe, se identificó una lista de 87 diferentes espíritus malignos que afirmaba dominar la región. Se enfrentaron cada entidad demoníaca con una oración de guerra durante el período de siete días, de acuerdo con el libro de Eastman.

 

En el octavo día, Jack y Japta se unieron a otros 10 obreros cristianos en un viaje de un día dentro de la isla. Sobre las cinco de la tarde, y Jack Japta llegaron a un pueblo donde había una gran asamblea de personas, lo que indica que algo raro estaba sucediendo. Los dos hombres fueron rodeados rápidamente por varios grandes guerreros, preguntándose de dónde vienen y por qué habían ido allí.

 

“Jack le explicó lo más rápidamente posible en el lenguaje kwaio que traían ‘buenas noticias’ a las personas de kwaio”, señaló Eastman. “Sin embargo, los guardias los llevaron para ser interrogado por cinco sacerdotes de los pueblos, también llamados ancianos.” Los extranjeros habían llegado a un momento sagrado y podrían infringir las costumbres de los kwaio “.

 

Un nuevo reto

 

“¿Por qué estás aquí?”, Preguntó uno de los ancianos. “Hemos venido a compartir las Buenas Nuevas”, repitieron una vez más, a medida que continuaron  describir el único verdadero Dios que creó todo en el cielo y en la tierra – incluyendo las personas kwaio. “Nuestro eterno Dios envió a su único Hijo para ser como nosotros, un hombre, y el sacrificio de su propia vida voluntariamente en nuestro favor.”

 

Los ancianos dijeron que nunca escucharon un mensaje como este. Ellos entendieron el concepto de un sacrificio de sangre, sin embargo. Después de unos momentos de fuerte discusión, uno de ellos dijo: “No podemos creer todo lo que diga a menos que nuestro jefe lo acepte”.

 

Jack y Japta pidieron permiso para ver al jefe, por que sabian de que era costumbre en muchos pueblos buscar la aprobación del jefe. Una vez concedida, esto abriría oportunidades para que su mensaje sea escuchado. Los ancianos se negaron porque su jefe, Haribo, se estaba muriendo.

 

Entonces, uno de los cristianos tubo  una idea. “Cuando Jesucristo vino como el Hijo de Dios, El vino no sólo a liberar a los hombres  de sus pecados, sino también para sanar a los enfermos. Dios es perfectamente capaz de curar a su jefe”. En respuesta, los ancianos comenzaron a discutir entre ellos.

 

gran Oportunidad

 

Jack y Japta pasaron la noche encerrados en una cabina, pero a las siete de la mañana siguiente, los ancianos regresaron con una noticia sorprendente. Se les permitió a orar por Haribo su jefe tribal.  Cuando entraron en la cabaña del jefe,  vieron que era demasiado viejo y débil, y tenia dificultad para respirar, estaba cerca de la muerte.

 

“Jack compartió rápidamente con él, el  plan de salvación de Dios, explicando que Jesús era el único camino a la vida eterna”, informó Eastman. El jefe tribal  tenía una respuesta sorprendente. “He esperado toda mi vida para escuchar esta historia”, dijo. “Siempre sentí que había algun mensaje sagrado como este. Pero nadie vino a traernos estas palabras. ¿Cómo puedo recibir este Jesús en mi vida?”, pregunto.

 

Jack y Japta guiaron al jefe Haribo para hacer la oración del pecador. Unos momentos después, una profunda paz envolvió la cara del jefe. Sin embargo, dos horas más tarde el jefe tribal murió. El resto del día, su cuerpo se preparo para un entierro tradicional kwaio. Mientras tanto, Jack y Japta abandonaron el pueblo y regresaron a la costa.

 

Pero a medida que la oscuridad fue descendiendo en el pueblo algo sorprendente sucedió. El Jefe Haribo se sentó y empezó a hablar! “Los ancianos se juntaron y dijeron “vayan a buscar a los misioneros que vinieron hablar de Jesus.”

 

Cuando llegaron, el jefe tribal contó una historia sorprendente de el cielo. “Un ser vestido de blanco le había llevado al lugar más hermoso que había visto nunca”, informó Eastman. “Una persona llamada Jesucristo, el Hijo de Dios que los misioneros les habian contado, estaba siendo adorado por una gran multitud de personas. Un ser glorioso  le explicó que este hermoso lugar era donde las personas que creyeron en Jesús vivirian por toda la eternidad. Así que lo que los misioneros le contaron era verdad.

 

 Jack y Japta y se maravillaron de lo que había sucedido. Presentaron el mensaje de salvación de nuevo, pero esta vez para todo el pueblo. “Todo el mundo, incluyendo la familia de Haribo Boss (21 miembros de su familia ) recibieron a Cristo como su Salvador. Y entonces, más de 300 residentes de toda la región (en 10 pueblos de los alrededores) entregaron sus vidas a Cristo.”

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone