MISIONEROS PREDICAN EN MEDIO DE LA GUERRA DE TRIBUS Y HAY CONVERSIONES

 

PAPÚA NUEVA GUINEA.- La pareja de misioneros Imie y Amy Mark se consideran personas siempre “a disposición del Reino” en su servicio como misioneros en Papúa Nueva Guinea, a través del ministerio ‘Ethnos360′.

 

Amy y sus dos hijos más jóvenes, tuvieron la oportunidad de pasar parte de sus vacaciones de primavera en el norte de Wahgi, en Papúa Nueva Guinea, visitando a otras familias de misioneros afiliados al ‘Ethnos360′ y predicando el Evangelio a las personas de allí.

 

Durante su visita, ellos supieron sobre las recientes batallas entre dos aldeas vecinas. Desgraciadamente, los conflictos comenzaron porque una de las partes se niega a prestar una cantidad equivalente a menos de 2 dólares para otra y la discusión acabó resultando en una verdadera guerra entre las aldeas, según el misionero Imie contó en su blog.

 

Para escapar de la guerra, algunos residentes de una de las aldeas huyeron y encontraron refugio en la casa de los misioneros que estaban hospedando a la familia de Amy. Mientras estos aldeanos se estaban refugiando en aquella casa, fueron invitados a participar en un estudio bíblico, en el que Amy enseñó principios básicos sobre las Escrituras, desde la creación del mundo hasta la llegada de Cristo, que murió y resucitó para salvar a la humanidad y traer la liberación del hombre pecador.

 

El poder de aquella Palabra y del Espíritu Santo tocó a varios de aquellos aldeanos que estaban allí. “¡Dos de esos hombres creyeron en ese mensaje y se volvieron nuevos hermanos en Cristo allí mismo!”, contó Imie.

 

“Ellos volvieron a su aldea y dijeron a sus familias y otros que todos necesitaban escuchar esas enseñanzas porque era algo tan verdadero y diferente de cualquier cosa que ellos ya habían oído antes”, agregó.

 

Mientras Amy y sus hijos aún estaban allí, descubrieron que uno de esos nuevos creyentes, Wallup, había sido diagnosticado con cáncer de hígado, ya en una etapa terminal. Inmediatamente Amy fue a visitar Wallup y familia, acompañada por los misioneros que la hospedaban y otros cristianos locales.

 

“El misionero le dijo a la familia que él sabía que querían culpar a alguien por la muerte de aquel hombre (en realidad, él no sabía exactamente que sería culpable por ello, pero algunos de los parientes de Wallup ya estaban planeando culpar a la segunda esposa de aquel hombre enfermo)”, dijo Imie.

 

“Él continuó explicando que estas cosas suceden porque el pecado entró en el mundo con Adán y Eva, y aunque los cristianos que conocían a Wallup estaban tristes por el hecho de que aquel hombre estaba muriendo, ellos sabían hacia dónde se iba. Pero eso todavía era tenido como verdad para el resto de las personas en aquella familia y en aquella tribu. Entonces él dijo a todos que quería enseñar a todos allí sobre la Biblia y los alentó a escuchar ese mensaje”, explicó el misionero en su publicación

 

Pocos días después, Wallup realmente terminó falleciendo, pero el sentimiento entre los cristianos locales no era sólo de tristeza, sino de gratitud. “Agradecemos por el hecho de que el fin haya venido rápidamente hacia él, sin dolor, pues no hay acceso fácil para cuidados aquí, pero estamos aún más agradecidos por haber tomado la decisión de entregarse a Cristo antes de morir”, dice Imie.

 

“Ahora, la iglesia de North Wahgi ya está planeando reanudar un alcance para esta área … por favor, ore con nosotros para que muchos puedan participar, oír y responder al Evangelio”, según informa God Reports.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone