ANCIANA PREDICA EN EL AEROPUERTO DESDE HACE 24 AÑOS EN BRASILIA

Incluso sin oír desde los 38 años, Doña Isaura decidió dedicar su vida predicando el Evangelio entre pasajeros y funcionarios del Aeropuerto

A pesar de no escuchar desde los 38 años, jubilada Isaura Lima Lopes decidió dedicar sus días de vida llevando el mensaje del Evangelio entre pasajeros y funcionarios del Aeropuerto Juscelino Kubitschek, en Brasilia.

 

 Doña Isaura de 83 años pasa por los entornos de aeropuertos  llevando un  carro con Biblias y carteles. Aunque ella puede hablar, pero para comunicarse con ella, es necesario escribir en un pedazo de papel.

 

Dona Isaura nació en Goiana, municipio de Pernambuco, donde perdió a su madre a los 11 años. Ella fue novia dos veces, pero no llegó a casarse. “A partir de ahí, empecé a servir a Dios y suelo decir que soy guiada por Él”, dijo a Metrópolis.

 

Cristo llamó a Isaura para ser misionera a los 19 años, el 7 de julio de 1953. Después de llegar al Distrito Federal en 1992, comenzó a evangelizar pasajeros del Aeropuerto JK, donde ha pasado la mayor parte de su tiempo en los últimos 24 años .

 

La anciana sobrevive sólo con un salario mínimo de la jubilación, que usa para ir a otros aeropuertos, alimentarse y mantener el alquiler de una quitera alquilada en la ciudad de Valparaíso, en Goiás.

 


La Biblia y algunos objetos que la anciana lleva al aeropuerto. (Foto: Ricardo Botelho / Metrópolis)

“Tiene un año y cuatro meses que no voy a casa. Todo lo que necesito está conmigo. Estoy aquí porque el Señor me ha dicho que venga a hablar en este lugar, porque los ricos pasan por mí todos los días. Son personas que no quieren saber de Dios, sólo de dinero y de las cosas terrenas “, afirma Isaura.

 

Aunque el dinero es poco, Doña Isaura se mantiene con donaciones que recibe de pasajeros. “Nunca paso necesidad. Siempre hay alguien que me ayuda. No pido nada a nadie, pero el Señor toca el corazón de las personas y ellas traen para mí “, explica.

 

Aunque Doña Isaura acaba de concluir la enseñanza fundamental, su habla y escritura no presenta errores de concordancia. Además, ella está por dentro de la pauta política del país, como el fin del foro privilegiado.

 

“Dios abomina el foro, pues, con él, los políticos se sienten en el derecho de hacer lo quieren y llevar el dinero de la nación, creyendo que van a quedar impunes”, dijo ella en uno de sus carteles.

 

Su mensaje siempre atrae la atención de los pasajeros como el profesor universitario Gleyson Augusto Gomes, de 43 años, que paró para oír a Doña Isaura el año pasado y tuvo su vida transformada. “Ella me miró y me dijo: ‘Dios te enseñará la Biblia’. Y realmente me enseñó “, relató.

 


La anciana lee la Biblia en voz alta varias veces al día. (Foto: Rafaela Felicciano / Metrópolis)

Según Damyres Carvalho dos Santos, de 34 años, la anciana es frecuentadora asidua de la panadería Vitória, en la que ella es gerente. Sólo usa el aeropuerto para predicar. Todos aquí la conocen “, subrayó.

 

“Al principio, pensé que estaba loca. Pero fui, poco a poco, entendiendo su misión “, dijo la operadora de caja de panadería, Daniela Nunes, de 25 años.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone