EX-TRANSGENERO: ESTABA ARRUINANDO MI CUERPO, QUE ES TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO

Kathy Grace Duncan pasó años viviendo como “Keith”.

Kathy Grace Duncan pasó años viviendo como “Keith”. Tomó el papel de hombre y fue tan convincente que ni su novia, ni los miembros de una iglesia que asistió habían pensado que era realmente una mujer. Kathy Grace creció en Portland, Oregon (Estados Unidos) y se acuerda de querer ser un niño desde muy joven.

 

Su casa no tenía orden. Su padre era abusivo con su madre. Luego, más tarde, su medio hermano abusó sexualmente de ella. Ella entonces creyó que sería mejor convertirse en un hombre fuerte y afirmado. En una entrevista al sitio The Christian Post, ella revela la jornada de una mujer cristiana que cambia a un hombre y que volvió a ser mujer nuevamente cuando entendió verdaderamente la voluntad de Dios.

 

A los 20 años, Kathy Grace vivía como “Keith”. Ella tomó las hormonas necesarias para la transición y tuvo una mastectomía completa. Ella era una cristiana comprometida y activa en su iglesia. Pero las cosas no funcionaron tan bien cuando descubrieron la verdad sobre su género y le pidieron que se fuera.

 

“Ellos básicamente dijeron: ‘Nosotros la amamos, pero no podemos dejarla volver aquí’, dijo. Fue difícil de aceptar, pero increíblemente, eso no alejó a Kathy Grace de la iglesia y ella busco otra. Esto sucedió a través de una chica cristiana que conoció cuando estaba viviendo en Vancouver, Washington, que la llevó a la iglesia.

 

Una mujer escondida

 

Su género real estaba tan bien escondido que nadie en la iglesia y ni siquiera su novia en la época tenía idea de que era realmente una mujer. Al mismo tiempo, ella se estaba profundizando en su deseo de conocer al Señor y no sabía que Dios estaba a punto de agarrarla de una manera radical.

 

Una noche, el grupo de estudio bíblico de los jóvenes adultos estaba ministrando sobre 1 Corintios 6 y las enseñanzas del apóstol Pablo sobre el cuerpo siendo el templo del Espíritu Santo. Era un momento en que la luz de la Palabra cambiaría a Kathy Grace para siempre. Ella entendió que ya no podía vivir como hombre.

 

“Alguna cosa me pareció equivocada y me preguntaba:” ¿Qué hice? “Si mi cuerpo era un templo, yo estaba arruinando mi templo.” A diferencia de su anterior iglesia, Kathy Grace reveló la verdad al pastor y, Aunque él admitió que no sabía bien qué hacer, él accedió a caminar junto a ella y ayudarla a encontrar un consejero para dar auxilio.

 

Restauración

 

En ese momento, ella tenía 30 años, pero por primera vez en su vida, ella realmente quería vivir como el género que Dios le dio, una mujer. Ahora, 24 años después, ella todavía está feliz de ser una mujer, pero también tiene un mensaje poderoso para los cristianos. Ella quiere que dejen de citar las Escrituras en personas transgénero y, en su lugar, trabajar en la construcción de una relación personal con ellos, primero.

 

“Ellos [las personas transgénero] no llegaron así de la noche a la mañana, que no serán curados de una hora a otra”, dijo. “Y los cristianos necesitan establecer una relación, ellos no pueden simplemente entrar y pensar que van a traer sanidad, usted necesita establecer ese lugar de confianza, y como usted está caminando al lado de una persona transgénero, no haga de ellos un proyecto. Saber que yo era amada y que las personas que estaban caminando conmigo me amaban y que no me empujaban a un lugar donde yo todavía no podría ir “, finalizó.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone