MUJER ABANDONA LA “NUEVA ERA” DESPUES DE TENER UNA EXPERIENCIA CON DIOS

Lily Burana sufría de depresión desde niña y sólo encontró solución en Jesús.

 

Hoy en día, Lily Burana es una escritora cristiana . Pero su pasado es un gran testimonio de la transformación . Ella contó que fue sanada de la depresión cuando regresó a Jesús. “Siempre fui una persona en tinieblas. Incluso cuando era pequeña, sufría contra la depresión y la ansiedad.

 Yo ni siquiera sabía lo que significaban esas palabras. En la infancia, el insomnio me alcanzó mientras yo intentaba  dormir. No quería levantarme por la mañana. No me peinaba los cabellos. No quería ir a la escuela. Pero fui a la iglesia. “Yo soy cristiana de cuna, creada en las clases de escuela dominical con libros ilustrados sobre Moisés”, dijo en un artículo publicado en el sitio Christianity Today.

 

“Mis memorias sobre la iglesia siempre han sido profundas. Mientras tanto, la oscuridad continuaba arrastrándose dentro de mí. En el segundo año, una sesión perturbadora con un psicólogo de la escuela me dio la impresión de que estaba loca. Mi depresión, aún sin nombre, se profundizó a medida que crecía. Me quedé menos interesada en la iglesia. En la adolescencia, la depresión, el sarcasmo y el cinismo se convirtieron en mi santa trinidad “, relató.

 

“El punk rock me ayudó a construir una estética alrededor de la rabia y del murmullo emocional que se agitaba dentro de mí todos los días. A los 17 años, abandoné la escuela secundaria y me mudé a East Village de la ciudad de Nueva York, donde el más cercano que llegaba de una iglesia era fumar con los amigos en una plaza antes de ir a un show. Estos amigos me ofrecieron todo para estar lejos de Dios “, contó.

 

Lily resalta que inició prácticas de la Nueva Era en esa época. “Comencé a explorar la espiritualidad alternativa, sumergiéndose en el paganismo. Exaltaba la naturaleza, el misticismo y el poder sagrado femenino, pero me sentía superficial. Amaba el Yoga, la filosofía de la Nueva Era. Me sentía auto-indulgente y extrañamente pretensiosa. Entonces decidí ser agnóstica, estacionada en algún lugar entre ‘espiritual, pero no religioso’. Mientras mi estatus exterior no me ofrecía una respuesta duradera al problema de vivir con depresión constante “.

 

“Me casé y empecé a trabajar como escritora de hechizos. Pero hace unos años estuve al borde del suicidio. Me sentía desesperada, sola, marcada, manchada y sin valor. Pedí a Dios por una señal de que mi vida significaba algo y Dios me dio una vision, bajo la forma de un águila calva, pocos minutos después de haberle pedido  “, escribió.

 

Retorno

 

“Volví cautelosamente a la iglesia, manteniendo mis expectativas bajas. Lo que sucedió calmó mi alma. Las enseñanzas bíblicas me ayudaron a examinar mi depresión con cuidado. Me encantó escuchar sobre cómo Dios no sólo nos redime, sino que nos alienta. Toda mi vida, yo había luchado por la curación, de una forma u otra. Pero descubrí que lo que necesitaba era de gentileza “, puntuó.

 

“Dios me ayudó a aliviarme. Fui restaurada por la gracia. Sentí el confort y la aceptación. Un lugar para retirarse, simplemente sentarse, respirar y ser. Me gustaría decir que Dios quitó mi depresión. “Todavía tomo medicamentos, pero no puedo acreditar mi bienestar sólo en eso, porque nada me ha ayudado en esta recuperación más que recibir la gracia de Dios”, comentó.

 

“La depresión es, la mayoría de las veces, una enfermedad invisible. La gente no sabe que usted la tiene, a menos que usted diga a ellas y, desgraciadamente, su divulgación se puede encontrar con el escepticismo. “¡Pero siempre tienes una sonrisa en la cara! ¿En serio? ¿Estás seguro de que no es sólo un mal humor? ‘. Pero puedo hablar de eso ahora de maneras que no podría antes. A través de la fe en Cristo, me siento menos sola, menos avergonzada y menos propensa a esconder mi sufrimiento “, finalizó.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone