HINDU TIENE VISION DE JESUS DURANTE COMA Y “DESPIERTA SANADO”

Criado en las tradiciones del hinduismo , Krishnan soportó años de penurias en la India. Sin embargo, la mayor batalla enfrentada por él fue a los 25 años de edad, cuando entró en coma después de caerse de un árbol.

 

Mientras estaba  en el hospital, Krishnan recuerda haber recibido una visita sorpresa en su lecho:  En su visión, Jesus el Hijo de Dios le mostró sus manos perforadas y le tocó  su cuerpo según el relato publicado en el sitio Bibles 4 Mideast.

 

Después de su experiencia con Cristo, Krishnan despertó con las fuerzas renovadas y la movilidad de su cuerpo completamente restaurada. Él ya no podía ver a Jesús con sus ojos físicos, pero aún podía sentir su presencia. De rodillas, se inclinó, se arrepintió de sus pecados y le dijo a Jesús que le seguíria por el resto de sus días.

 

Poco tiempo después, Krishnan fue bautizado y recibió un nuevo nombre, George. Él se casó con una joven cristiana y juntos tuvieron siete hijos y 17 nietos. Pero la vida todavía  le traeria nuevos desafíos para George.

 

Una de sus hijas murió de cáncer y dejó a la familia en duelo por un largo período. Después, George fue testigo de la muerte de una de sus netas, que se ahogó en un río de fuerte corriente.

Sin embargo, él constantemente recordaba la promesa que hizo a Jesús y se mantenía firme en su fe, sintiendo la presencia reconfortante del Señor donde él estaba. En una noche, Jesús se le apareció en sueño tranquilizando con las palabras: “Sea fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida”.


A los 86 años, George pasó a ser evangelista a tiempo completo. ( Bibles 4 Mideast)

A los 86 años, George pasó a ser un evangelista del ministerio Biblias para Oriente Medio, participando en reuniones de oración, compartiendo su testimonio en iglesias domésticas subterráneas, visitando casas y distribuyendo folletos evangelísticos.

 

Sin embargo, George enfrentó una enfermedad después de una vida larga y sana. Sus amigos y compañeros de ministerio recuerdan el día en que un grupo fue a orar por él y cuando terminaron, George pronunció un alto “amén!”

 

A continuación, intentó describir lo que estaba viendo – Jesucristo estaba con una hermosa corona, agitándola con las manos perforadas. Mientras tanto, decenas de ángeles lo acompañaban.

 

“Estoy recibiendo el llamado de la gloria”, dijo sonriendo George, minutos antes de morir y recibir el descanso eterno.

 

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone