PASTOR: EL CUIDADO FISICO AFECTA LA VIDA ESPIRITUAL

 

Cada comienzo del año, una de las promesas más comunes es que la gente se encargará de su cuerpo. Un estudio publicado por la BBC mostró que sólo el 10% de los que hacen este tipo de propósito puede atenerse a ella.

 

El cuidado de la salud física es importante y puede provocar reflejos en la salud espiritual, de acuerdo con el pastor Shane Idleman.

 

El pastor Shane Idleman, de la Iglesia Comunión Cristiana de Westside, en Lancaster, California, llamó la atención en su sermón en el “prisionero del apetito” sobre el innegable vínculo entre la salud física y la espiritual. Él exhortó a los cristianos que tengan una alimentación más sana.

 

El título del mensaje de Idleman fue “Prisionero del apetito: alimentarse mal es pecado?”. Él dijo que su deseo es ver a los fieles entendiendo que no deberían preocuparse sólo con su alma, con el “alimento” que reciben en la iglesia. También deberían cuidar de lo que colocan dentro de sus cuerpos.

 

El Pastor dice que “alimentarse mal” es una decisión deliberada muchas veces, pues la gente sabe que deberían cuidar mejor del cuerpo, pero no lo hacen. Siendo así, descuidan el “templo del Espíritu” y posteriormente sufren con enfermedades.

 

“El físico afecta a lo espiritual”, asevera el pastor, que concluye: “Lo que más obstaculiza la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas es la desobediencia”. Para él, no hay como alguien decir que Dios no está preocupado por nuestro cuerpo, sólo con nuestra alma.

 

El argumento central de Idleman es que los cristianos deberían “someterse a Dios” y no a su vientre, que es comparado en la Biblia a un dios (Filipenses 3.19). El pastor advirtió además que “el estilo de vida moderno promueve la gula”, lamentando que las iglesias generalmente no recuerdan a los miembros que eso es un pecado mencionado varias veces en la Biblia (Colosenses 3: 5, Gálatas 5:21, 1Pedro 4: 3). ).

 

Él dijo que optó por hablar de ese tema a principios de año porque, en general, la gente está pensando en ese tema en esta época. Dejó claro que la alimentación sana debería ser una cuestión más debatida por los cristianos. Para ilustrar esto, habló que personalmente luchó contra la balanza durante mucho tiempo.

 

Después de pasar por un programa de reeducación alimentaria, consiguió perder peso y llegar cerca de lo que sería ideal para su tipo. “Cuando estamos con exceso de peso es por negligencia en esa área”, enfatizó. “Y es muy difícil predicar sobre lo que no vives”.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone