DESPUES DE 167 CIRUGIAS DE CAMBIO DE SEXO, HOMBRE SE RINDE A CRISTO Y “ENCUENTRA LA PAZ”

 

El ex transgénero Walt Heyer ha utilizado su historia de transformación para predicar el Evangelio y ayudar a otros a arrepentirse del cambio de género. Una de ellas es Blair Logsdon, que hizo cirugías tan drásticas que llegó a ganar el título de individuo que más hizo cirugías de cambio de género en el Guinness World Records.

Image result for Blair Logsdon's story

Logsdon pasó por 167 cirugías entre los años 1987 y 2005, en su búsqueda para resolver la disforia de género. Su primera cirugía se produjo a los 26 años de edad, cuando tenía el objetivo de cambiar su apariencia y sexo masculino para trans-femenino. Pero dentro de unos meses, se arrepintió de su cambio.

No automatic alt text available.

“En los cinco años siguientes, luchó contra sí mismo en su vida como mujer, antes de sufrir un cambio quirúrgico genital para restaurar su cuerpo masculino original”, cuenta Heyer. “Pero la paz con su género lo engañó”;

Image result for Blair Logsdon's story

Con la disforia de género todavía presente y sintiéndose vacío, Logsdon sufrió otro cambio y volvió a identificarse como trans-femenino. Los médicos despreciaron el bienestar emocional, psicológico y sexual de Logsdon, y continuaron realizando los nuevos pedidos quirúrgicos.

 

“En 2005, siete cirujanos cosméticos habían realizado 167 cirugías de afirmación de género en su cuerpo, llenando sus cuentas bancarias con más de 220 mil dólares y dejándolo, en sus palabras, desfigurado”, relata Heye.

No automatic alt text available.

De acuerdo con Heye, Logsdon se arrepintió de haber hecho las 167 cirugías y no volvió más con los cirujanos para descubrir su “verdadero yo”, pero encontró su verdadera esencia al seguir a Jesucristo.

 

“No culpo a Logsdon en su caso”, opina Heye. “En algún momento, estos cirujanos deberían haber rechazado las solicitudes de nuevas cirugías y proteger a Logsdon de perjudicarlo aún más. En vez de eso, ellos eligieron aprovechar su estado emocional, psicológico o sexualmente debilitado e inestable.

 

Por otro lado, Heye cree que dejar de decir la verdad a las personas transgéneros también puede perjudicarlas. “Como sociedad, nosotros también fallamos con los transgéneros, impidiendo la verdad de llegar a ellos con la creencia de que decir la verdad es ofensivo. Seguir las evidencias no es discurso de odio, es el cimiento de la investigación científica “, dijo.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone