MISIONERA PREDICA EN LUGARES MAS PELIGROSOS DE MEXICO

 

Guadalupe Hernández desempeña un papel muy importante en su comunidad. Ella es pastor de una iglesia en las afueras de la ciudad de Mexico, en un barrio donde no hay agua potable o electricidad. Pero, además, ella sabe que puede transformar el ambiente en que vive y ayudar a las personas a su alrededor.

 

Guadalupe realmente hace la diferencia en un lugar donde hay pobreza y altos índices de criminalidad. Tales factores son características del barrio donde su iglesia está ubicada, en el municipio de Los Reyes. Allí las calles son oscuras y no hay asfalto, ingredientes perfectos para formar el escondite para criminales.

 

E incluso los criminales son objeto de las oraciones y acciones de Guadalupe. Uno de ellos fue Oaxaca que un día fue encontrado tratando de asaltar la iglesia. “No hay nada que robar aquí. ¿Qué estás buscando? “, Abordó la pastora. El joven dijo que quería comida, entonces ella respondió que podía dormir allí, ayudarles con algún trabajo y recibir comida a cambio. Hoy Oaxaca no usa más drogas ni alcohol. Él regresó a su ciudad natal.

 

Servir a la comunidad

 

Ayudar a las personas a su alrededor forma parte del día a día de Guadalupe que también sirve como voluntaria en una cocina comunitaria financiada por el gobierno federal. Ella ayuda a proporcionar alimento para 60 personas todos los días. En recompensa de su esfuerzo, las mujeres que trabajan en la cocina también reciben comida para su familia.

 

Es por medio de oportunidades como la que Guadalupe ha ayudado a muchas familias que se encontraban en una situación difícil. “Me acuerdo de una mujer que comenzó a beber mucho después de que su marido murió, debido a la soledad y la desesperación. Yo la invité a trabajar en la cocina y paro de beber. Hoy es una gran líder “, contó la pastora.

 

Guadalupe cuenta con la ayuda de miembros de la comunidad para conseguir mantener las calles limpias. Uno de sus excelentes hechos fue haber llevado energía eléctrica a algunos lugares públicos y casas. “La única manera de traer paz a la comunidad es salir de las cuatro paredes de la iglesia, alcanzando a las personas y haciendo el trabajo que necesita ser hecho”, finalizó.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone