DEJO DE SER MORMONA DESPUES DE 30 AÑOS, AL CONOCER AL DIOS DE LA BIBLIA

 

Después de formar parte de la Iglesia mormona casi 30 años, una escritora y evangelista llegaron a la conclusión de que Dios está vivo, a diferencia de la imagen presentada por la Iglesia de los Santos de los ultimos Dias (LDS).

 

Lynn K. Wilder deja claro que hay una gran diferencia entre las iglesias mormonas y cristianas que giran en torno a cuestiones como la poligamia, el racismo y la desconfianza de la Palabra y el poder de Dios.

 

En 1999, Lynn pasó a actuar como profesora en la Universidad Brigham Young University, en Utah, en Estados Unidos, pertenecientes a la SUD. En la época, ella descubrió que las escrituras mormonas todavía predican racismo y poligamia, a pesar de las negaciones públicas por parte de la iglesia.

 

“La Biblia no enseña que la marca de Caín (Génesis 4:15) fue una piel oscura, pero el Libro de los Mormones sí”, dijo Lynn al sitio The Christian Post.

 

Lynn y su esposo sólo pasaron a cuestionar la doctrina mormona después de que su hijo, Micah, dejó la denominación y alentó a sus padres y leyeron el Nuevo Testamento. “Los mormones creen que la Biblia es a menudo mal traducida y corrupta”, cuenta la ex profesora.

 

Ella explica que las Escrituras de la SUD hablan de una “gran apostasía” después de la muerte de los apóstoles, de modo que no había verdadera iglesia hasta la fundación del mormonismo en 1830 por José Smith. Pero cuando Lynn leyó el Nuevo Testamento, se quedó hipnotizada.

 

“Me quedé consumida con ese Dios de amor, el Dios de la gracia”, dijo ella, notando que los mormones creen en la salvación basada en obras. “De acuerdo con la iglesia SUD, sus acciones te llevan al cielo, mientras que en el Cristianismo, Cristo hizo todo el trabajo en la cruz.

 

Doctrinas distorsionadas

 

Lynn observa que la SUD enseña que Jesús falló en mantener su Iglesia unida, citando la historia de la Iglesia de José Smith, donde el fundador mormón escribió: “Tengo más que jactarme de lo que cualquier otro hombre tuvo. Yo soy el único hombre que ha sido capaz de mantener toda la iglesia unida desde los días de Adán … Ni Pablo, Juan, Pedro, ni Jesús lo hicieron.

 

Ella luchaba por creer que Dios era lo suficientemente poderoso para preservar Su Iglesia y el mensaje de la Biblia, ya que en el mormonismo Dios no es omnisciente y omnipotente. “Él es un hombre, básicamente, que continúa progresando y que puedo estar en el mismo camino”, dijo Lynn.

 

Cuando se volvió verdaderamente a Jesús, la ex mórmona comenzó a ver signos del Dios bíblico personal – observa que el Dios mórmon no es personal – tocando muchos aspectos de su vida.

 

Actualmente, ella y su esposo lideran un ministerio dedicado a “ayudar a los mormones a entender a un Dios mayor y creer en la Biblia”. La pareja pretende alcanzar miles de mormones que dejaron la SUD para, la mayoría de las veces, volverse al ateísmo o agnosticismo

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone