LUCHADOR MMA EVANGELIZA A CRIMINALES EN LAS CALLES

 

Rene Level Martinez  fue uno de los hombres más temidos del sur de Florida, en Estados Unidos. Él fue uno de los fundadores de Latin Syndicate, un grupo criminal que actuaba en las calles de Miami invadiendo casas y traficando armas.

 

“Era una vida muy loca”, dijo Martínez a CBN News. “Tengo unos 50 amigos muertos y el resto está  en la prisión. Yo estaba involucrado con las pandillas desde que era niño. “Comencé en las pandillas en 1989 y lo hice hasta 2011”.

 

Martínez consideraba el crimen como una forma “normal” de vida y escapó de la muerte innumerables veces. “Yo entré en coma a los 14 años de edad. Toda mi vida pasé dentro y fuera de la cárcel. “Tuve muchos encuentros con la muerte y nunca percibí que Dios me estaba protegiendo todo el tiempo”.

 

Sin embargo, el nacimiento de la primera hija de Martínez hizo  cambiar su visión sobre la vida. “Todo lo que siempre hice en la vida fue robar traficantes de drogas y vender drogas. ¿Era ese hombre que yo sería para mi hija? ¿Cómo voy a sostenerla? “,se cuestionó

 

Fue en la modalidad de boxeo Bare Knuckle y en el MMA (Artes Marciales Mixtas) que él encontró un nuevo medio de sostener a su familia. “Siempre he sido bueno en la lucha. Es como un don que siempre tuve. Entonces empecé a competir con Kimbo Slice “, cuenta, refiriéndose a Kevin Ferguson, luchador de luchas callejeras y MMA.

 

Martínez fue alejándose del mundo de las pandillas, se convirtió en un luchador profesional y pasó a competir en diversos lugares del mundo. Pero eso no satisfacía el vacío que sentía por dentro.

 

Poder de la oración

 

Su madre, que dejó la brujería y se convirtió al cristianismo, pasó a orar fervorosamente por su hijo y vio su clamor ser respondido. “Una noche yo estaba componiendo, porque yo solía hacer música gangester, y yo tuve ese encuentro con Jesucristo”, relata él. “Él me dijo: ‘Te he guardado para un momento como éste. O usted viene a mí ahora o voy a sacar mi protección  de usted ‘”.

 

Desde entonces, Martínez viene cumpliendo su llamado y llevando el Evangelio a personas que viven una realidad semejante a su pasado. “Yo clamo para pandillas, prostitutas, traficantes de drogas. He ido a lugares donde la gente usa heroína delante de ti y voy a las prisiones. Eso es lo que Dios me dijo para hacer. “Él dijo ir y hacer discípulos de todas las naciones”, afirma. “Dios me envió de vuelta a lugares de donde yo vine.

 

Muchas veces, Martínez es visto orando por los perdidos y bautizando. “Yo pongo una bañera encima de mi camioneta y los bautizo de acuerdo con Hechos 2:38, en el nombre de Jesucristo para remisión de los pecados y el don del Espíritu Santo”, comparte.

 

Los frutos de su ministerio son evidentes. “El espíritu de Dios atrae a la gente. Es increíble lo que Dios hace. Usted ve a las personas dejando las pistolas, y bajando en esa agua, clamando a Jesús. Es increíble”.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone