INDIA: ASESINO TIENE VISION DE JESUS Y SE CONVIERTE

Kunjukunju y su familia venian del nivel más bajo de la sociedad india, la clase Dalit o “intocable” [a pesar de ser oficialmente prohibido en los días actuales, el sistema de castas en la India todavía funciona en la práctica]. Ellos adoraban a los ídolos hindúes y practicaban la brujería.

 

El hombre trabajaba como “goonda” – un conocido tipo de asesino de alquiler indio – y hacía este servicio criminal para muchos individuos ricos.

 

El tipo de trabajo que realizaba lo llevó a hacer un buen número de enemigos. Un día, cerca de 20 personas, entre familiares de sus víctimas lo rodearon y golpearon, dejándolo  ensangrentado en el suelo

 

La policía encontró su cuerpo herido en la calle y comprobó sus señales vitales. No encontrando ninguno, los policías transportaron su cuerpo a la morgue. Durante el examen de constatación de muerte, el examinador médico se sorprendió al ver que uno de los dedos del hombre se movió.

 

Asustado por eso – y posteriormente detectando un leve pulso – el patologista inmediatamente trasladó a Kunjukunju a un hospital local.

 

Después de que él recobró su conciencia y se estabilizó, algunos misioneros de la organización ‘Biblias para Oriente Medio’ lo visitaron en su cuarto. Ellos le dijeron que Jesús le ama y que sólo Cristo tiene poder para vencer la muerte, así  por su resurrección física entre los muertos.

 

Kunjukunju entonces logró ver que Dios realmente le había dado una segunda oportunidad en la vida.

 

Los evangelistas  le explicaron el mensaje del Evangelio. Él oyó sus palabras con cuidado, balanceando la cabeza y finalmente, su corazón se abrió. Él se arrepintió de sus pecados y se entregó a Jesucristo, reconociéndolo como su salvador y Señor.

 

Los misioneros impusieron sus manos en la cabeza del hombre y oraron por el. Mientras los cristianos lo hacían, Kunjukunju vio a Jesús de pie, ante él, sonriendo y extendiendo los brazos. Con fe, él sabía que él podía confiar en Jesús para el resto de su vida. El Señor Jesús entró en su corazón, con una paz profunda, algo que nunca había sentido o conocido antes.

 

Después que salió del hospital, fue bautizado, Dios lo ungió con el Espíritu Santo y derramó los frutos del Espíritu sobre su vida.

 

Cuando Kunjukunju creció en el Señor, comenzó a hablar en iglesias, reuniones de oración y estudios bíblicos. ¡Él también comenzó a distribuir biblias por la misma organización que lo evangelizó! Hoy Kunjukunju adoptó el apellido de Upadesi, que significa consejero o predicador del evangelio.

SHARE THIS POSTShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone